Prologo (parte 2)

Posted on

…XXX Maratón Internacional de la Ciudad de México.

Lo tenía todo listo, y seguí los entrenamientos al pie de la letra. Había días en que me daba flojera levantarme temprano, pero el pensar que mis pasos en ese maratón eran ayuda directamente para una casa hogar, hacía que de inmediato la flojera se fuera y me levantaba sin más.

Justo 2 semanas y media antes del gran día, me tocó realizar la distancia más larga, fueron 35 kilómetros. Los realicé en justo 3 horas, sin embargo, mi rodilla izquierda comenzó a dolerme inmediatamente al terminar la sesión. Era un dolor insoportable y tuve miedo de no estar listo para el día de la carrera.

Por esta razón, decidí reposar completamente de correr. Para no perder condición y como terapia para mi rodilla, comencé a nadar. Eso me ayudó con mi rodilla. Así que estaría listo para mi primer maratón.

Llegó el gran día, mi rodilla no me dolía. Decidí correr a un paso relajado, lo importante era llegar, el tiempo de nuevo era lo de menos. Desgraciadamente mi rodilla comenzó a molestarme desde el kilómetro 8. No pude más que concentrarme en pisar adecuadamente y tratar de olvidar el dolor. En algunos momentos se iba y disfruté bastante del recorrido, en otros, me dolía demasiado y sólo quería llegar o más pronto posible a la meta para dejar de correr.

Fue en el kilómetro 37 que pasó lo inevitable, me detuve un momento pensando en abandonar la prueba. Al alzar la mirada, increíblemente, vi a mi familia gritándome, apoyándome con una gran pancarta. De tantos kilómetros, justo estaban en dónde yo más lo necesitaba, así que arranqué de nuevo, el dolor no me importó, sólo quedaban 5 kilómetros para lograrlo.

Después de 4:06:39 crucé la meta. Había logrado completar mi primer maratón. Definitivamente es una sensación indescriptible y creo que única para cada quien. Además de todo, lo había hecho con causa. Logré juntar donativos por cada kilómetro recorrido, mismos que fueron entregados en su totalidad a una casa hogar de mi comunidad.

"...un loco se propuso correr un maratón para ayudarlos"
“…un loco se propuso correr un maratón para ayudarlos”

El ver a niños sorprendidos de que un loco se propuso correr un maratón para ayudarlos y agradecerte por haberlo hecho, es todavía una sensación más grande que el cruzar esa meta.

¡Lo logré!
¡Lo logré!

Desgraciadamente, mi rodilla sufrió bastante. Me recetaron reposo por lo menos 2 meses, y la verdad es que yo ya ni ganas de correr tenía. Así mismo me recomendaron seguir nadando, actividad que siempre he disfrutado y que ahora comenzaba a realizar con más frecuencia.

Mucha gente comenzó a preguntarme por próximos retos y la forma de seguir ayudando. Por obvias razones yo ya no estaba corriendo, pero seguía nadando. De ahí que mi próximo reto sería crear Nadando por Sonrisas. Lo tenía de nuevo en la mente, un objetivo que alcanzar. Esta vez la meta era completar el llamado Maratón Guadalupano. Esa prueba es una de las más famosas en México y consta de nadar 5,000 metros en mar abierto.

En mis sesiones de natación, no nadaba más de 1000 metros, pero de nuevo y con ayuda de mi hermano y otros amigos, diseñamos un plan de entrenamiento que podría prepararnos en 3 meses.

En esta ocasión, nadaríamos en equipo. Y juntaríamos donativos para de nuevo ayudar a un par de casas hogar. La fecha llegó, y el 9 de diciembre salimos de la playa de Caleta para nadar algo más de 5000 metros en mar abierto, cruzando por completo la bahía de Acapulco en Guerrero.

La prueba fue muy difícil porque a pesar de que físicamente nos sentíamos preparados para lograrla, hubo ciertos factores que no dependían de nosotros y que hicieron que fuera una prueba bastante complicada. Primero está la corriente, que es difícil de entender, te desvía del objetivo y te obliga a nadar más distancia. Por otro lado están las llamadas “aguamalas” que son una especie de pequeñas medusas que al tocarte te queman la piel. Además de esto, nadar en mar abierto no están fácil como nadar en una alberca, debes tener un sentido de orientación adecuado y una técnica de nado ideal para evitar nadar en direcciones equivocadas. Otro factor importante es el desgaste mental, porque hay ciertos momentos en que visualizas la meta pero por más que nadas y nadas, no logras sentir que estás avanzando, por lo que comienzas a desesperarte.

A pesar de todo esto, logramos completar la prueba, y una vez más el objetivo fue alcanzado.

La siguiente pregunta en mi mente fue: ¿Cuál será el próximo objetivo?, y la respuesta llegó casi de inmediato.

¡¡¡Quiero ser un IRONMAN!!!

continuara…

Anuncios

Un comentario sobre “Prologo (parte 2)

    Corriendo y Construyendo | ¡Soy un IRONMAN! escribió:
    junio 5, 2013 en 12:07 am

    […] y quienes son la principal razón por la que decidí empezar toda ésta aventura. (Prólogo 1,Parte 2 ,Parte […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s