Al borde del límite.

Posted on

“Debo detenerme”. Eso fue lo que mi cuerpo le dijo a mi mente durante un buen tiempo en mi entrenamiento.

Los entrenamientos de la última semana fueron muy pesados. Desde el primer día, las cargas de trabajo se incrementaron en distancia y velocidad. Mi entrenador me pidió correr 20 veces 400 metros en un tiempo de 1’15” cada uno. El tiempo establecido debido a que en días anteriores había logrado ese promedio, sin embargo, el trabajo que he estado haciendo en el gimnasio ha sido también bastante pesado y aquél día sentía mis piernas pesadas. De hecho, no logré terminar ni un solo 400 en ese tiempo, mi mejor tiempo fue de 1’19”, lo cual me dejó exhausto. Al siguiente día me tocó correr series de 1200 metros cada 5 minutos, en efecto, casi sin descansar.

Estos entrenamientos de carrera venían acompañados de trabajo en alberca, ambos días tuve que nadar más de 4000 metros entre ejercicios de técnica y de velocidad. Si bien es cierto que me sentía cansado, estaba consciente de que aún faltaba lo más fuerte.

El jueves experimenté por primera vez un entrenamiento de bicicleta en autopista. Debo confesar que desde el triatlón de Valle de Bravo hace un mes, no había tocado mi bici para nada y de cierta forma, había perdido algo de confianza en mí mismo al rodar.

Como saben, la parte del ciclismo es en la que tengo menos experiencia. Hasta ese día, la distancia más larga que había recorrido era de 35 kilómetros, y eso lo hice a una velocidad muy relajada en un ciclotón, por lo que relativamente no significaba un gran refuerzo.

Estoy consciente de que debo de trabajar más en mi rodada, por lo que decidí ir a entrenar con Erick Salazar, quien también hizo su primer triatlón en Valle de Bravo el mes pasado. Él tiene mucha más experiencia que yo rodando, y me comentó que haríamos un recorrido de aproximadamente 70 kilómetros. Sabía que sería un reto importante y complicado, así que me mentalicé para cumplir ese objetivo.

La noche anterior dormí profundamente, los entrenamientos me habían dejado muy cansado. El despertador sonó a las 6 de la mañana y me levanté para poder llegar a la cita. Nos quedamos de ver a las 7 am en su casa, desde ahí comenzaría el recorrido. Mi ClownBike estaba lista para rodar desde la noche anterior así que después de comer algo de fruta con miel, salí a lugar indicado. Activé la computadora de viaje de mi bici desde que salí de casa y marcó una distancia de 5.5kms hasta la casa de Erick, muy buenos para calentar.

Imagen

A las 7 en punto comenzamos a rodar, a esa hora y en día festivo, había poco tránsito por las calles, por lo que no era tan peligroso como suele ser en un día normal. Después de unos 15 kilómetros llegamos a la entrada de la autopista México-Pachuca e hicimos una parada en una gasolinera para verificar el aire de las llantas de mi bici. Después de dejarla en óptimas condiciones, ingresamos a la autopista. Como sólo éramos 2, y no llevábamos un vehículo que nos custodiara, rodamos sobre el acotamiento, lo cual hace un poco más difícil la experiencia ya que el acotamiento suele ser más poroso incrementando la resistencia de las ruedas.

Pasó la primera media hora de recorrido y me sentía muy bien, Erick y yo íbamos casi al mismo ritmo, pero comenzaron a aparecer algunas pendientes en el camino. No eran tan inclinadas, pero considero que sí eran algo largas. En esas partes comencé a quedarme atrás. Las piernas comenzaron a dolerme también y aún no llegábamos al punto de retorno.

Me concentré en mantener la cadencia, en disfrutar del paisaje de la carretera y en seguir adelante. De pronto, ya no alcanzaba a ver a Erick, debió de haberme sacado un kilómetro de ventaja por lo menos. Eso hizo que mi mente comenzara a jugar conmigo y mis capacidades y que comenzara a experimentar dolores nunca antes sufridos. Pasó un poco más de una hora y llegamos al límite del Estado de México con el Estado de Hidalgo, eso marcaba nuestro punto de retorno. Ahí estaba Erick esperándome.

Imagen

 

¿Cómo estás? – Preguntó

Me duelen las piernas, pero no se compara con lo que me duele el trasero. – Respondí

 Bajé de la bicicleta un momento para poder estirar las piernas y para hidratarme un poco. Comenzaba a tener hambre y sed, supongo que la fruta que comí no fue suficiente. Sin embargo, debíamos regresar, así que subimos de nuevo a las bicicletas y tomamos el retorno de la autopista.

Imagen

 

Recuerdo haberle comentado a Erick que esperaba que de regreso encontráramos puras bajadas, pero lo primero que nos topamos fue una pequeña subida que me recordó el dolor de piernas.

Comenzamos a rodar a un muy buen ritmo, mi velocímetro se mantenía entre 35 y 45 kilómetros por hora. De nueva cuenta intenté mantenerme junto a Erick. Así fue durante unos 10 kilómetros cuando de pronto aparecieron subidas que me dejaron atrás de nuevo.  Tal vez no tengo la habilidad de subir cuestas y sea eso lo que hace que me canse demasiado. Erick siguió y me dejó atrás por bastante distancia. Mientras pedaleaba, pensé en muchas cosas, noté que la carretera es muy buena zona para trabajar la parte mental. Sin embargo, la parte física me estaba matando. Buscaba encontrar una mejor posición para mi asiento pero eso hacía que forzara más mis piernas, así que al final sólo me quedaba aguantar y seguir.

Cada vez me daba más hambre y sed, mi botella con isotónico ya estaba vacía y entonces comencé a desesperarme por llegar a casa, además, los puestos de barbacoa que hay sobre la autopista eran completamente un martirio. Varias veces pensé en detenerme para echarme un taco, no sé si afortunada o desafortunadamente para el caso, no traía cartera. Pero créanme que hasta llegué a pensar en dejar empeñadas mis mangas o algo para poder comer algo. XD

Erick me esperó un rato y logré alcanzarlo cuando llevábamos unos 57 kilómetros. Me dijo que de ahí en adelante, la ruta se hacía más fácil. Así que me llené de energías no sé de dónde pero de nuevo íbamos a una excelente velocidad. No fue hasta que un autobús hizo una parada en una bahía que corté el ritmo. Tuve que frenar bastante y después acelerar para rebasarlo. Eso me dejó sin energías de nuevo. Erick me pasó rápidamente y de ahí, ya no lo vi hasta que llegamos a la caseta. Llevábamos ya, más de dos horas rodando y ya sólo faltaban escasos 10-15 kilómetros para terminar. Prácticamente ya estábamos en casa.

Mis piernas me dolían, el cansancio acumulado de toda la intensidad de la semana se sentía en cada parte de mi cuerpo. El trasero me dolía como nunca, pues nunca había estado más de dos horas montado en una bici. Pero ya casi llegábamos. De nueva cuenta y confiado de que ya todo sería más fácil, Erick se adelantó de nuevo, intenté seguir detrás de él pero me fue imposible. No sólo estaba cansado, ya no tenía fuerza en mis piernas. Avancé a un promedio de 18 kilómetros por hora en esa parte y nunca pude ir a más de 20, lo cual me tenía bastante desmotivado.

Pero después de un rato logré llegar a casa de Erick, él estaba entero, yo destrozado. Y eso que aún me faltaba llegar a mi propio destino final…un par de kilómetros más adelante.

Me despedí de Erick y subí de nuevo a mi bici, ansiaba acostarme a descansar. Recorrí otros kilómetros más hasta llegar al deportivo donde entreno, al llegar ahí sólo pensaba en entrar al sauna y descansar. Ahí fue cuando me sentí al borde del límite, la lucha constante entre mi mente y mi cuerpo. Una queriendo seguir, y el otro negándose.

Me di cuenta de que tengo mucho que aprender y mucho más que entrenar. Así que tengo ahora otra cita para repetir el recorrido, ésta vez tendré que hacer menos tiempo.

Curiosamente, la semana no terminó ahí, al día siguiente me tocaba entrenar en el Nevado de Toluca, pero esa…es otra historia.

 

@BlackVera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s