Compañía para correr.

Posted on Actualizado enn

Después del merecido descanso por el triatlón de Huatulco, inicié la semana poco a poco. Traté de retomar los entrenamientos pero tuve algunas pequeñas complicaciones, resulta que mi tobillo izquierdo sufrió algunas lesiones debido a que la cinta en la que traía el chip el día de la competencia me apretó demasiado y originó que me cortara. Por ésta razón alargué mi descanso un par de días más.

Mi siguiente prueba en el calendario es el Triatlón de Tequesquitengo, por lo que tengo dos meses para prepararme apropiadamente. Por ello inicié trotando suavemente para intentar retomar la condición.

Era el momento perfecto para compartirlo con una gran compañía. Mi perro Rufus!!!

Imagen

Rufus es un schnauzer mediano que adoptamos hace poco más de un año. Él sufrió abandono por parte de sus antiguos dueños con una edad de aproximadamente 6 años. La química con él fue excelente desde el día en que lo conocimos y ha sido un miembro más de la familia Vera desde ese momento.

Recuerdo que cuando comencé a correr de una forma más constante Rufus me acompañaba y aguantaba con gran facilidad los 5-7 kilómetros que solía correr en esos días. Pero cuando empecé a correr distancias más largas, prefería no llevarlo, ya que no tenía idea de lo saludable que eso sería para él.

Tengo entendido que los perros pueden aguantar correr grandes distancias (incluso más que los humanos), sin embargo también deben hacerlo poco a poco. Y por la edad de Rufus, lo más recomendable era mantenerlo con distancias relativamente cortas.

En fin, mi hermano Oscar me dijo que quería llevarlo a la Sierra de Guadalupe y de inmediato vi la oportunidad de regresar a mis entrenamientos en forma. Nos levantamos temprano y nos dimos cuenta del gran día nublado que nos esperaba, un clima que nos gusta mucho. Preparamos la correa de Rufus y muy emocionado subió al auto. Pasamos por Sandra y Javier y llegamos a la Sierra de Guadalupe.

Imagen

Después de nuestros estiramientos y calentamiento iniciamos el recorrido, trotamos muy suavemente, sin prisas. Disfrutamos de los paisajes que nos ofrece el lugar y pudimos jugar con Rufus.

Nos enfrentamos a pendientes muy pronunciadas que hicieron que bajaramos nuestros ritmos, pero seguimos adelante. Rufus también se veía cansado pero increíblemente, como todos los perros, su recuperación era casi inmediata.

Imagen

En una parte del recorrido tomé la correa de Rufus y aceleré lo más que pude, él siguió a mi lado y logramos correr casi un kilómetro a ese ritmo. Fue una experiencia que ya extrañaba.

No cabe duda de que una de las mejores compañías que puedes tener para correr es un perro, ya que siempre estarán dispuestos a correr y difícilmente un humano podrá correr más rápido que ellos por lo que la mayoría de las veces irán a un paso cómodo a pesar de que nosotros vayamos al máximo de nuestras capacidades.

Oficialmente di inicio a la temporada de entrenamiento que durará 4 meses y que concluirá con el IronMan 70.3 de Cozumel para el 22 de Septiembre. Durante éste tiempo haré 2 competencias más como preparación que son el Tri de Teques y el de Veracruz.

Estoy muy motivado después de la experiencia en el ITU World Cup aunque reconozco que será una etapa difícil por la carga de entrenamientos.

No me queda más que concentrarme en los objetivos y dar todo lo que tengo. Vamos con todo!!!

@BlackVera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s