Ganando la etapa de ciclismo.

Posted on

Desde hace un par de meses Erick, el triatleta con el que fui a Valle de Bravo, me invitó a participar en sus entrenamientos  de ciclismo con un pequeño grupo que se junta en Coacalco. En éste grupo he encontrado además de tips para mejorar en mi técnica, personas que están dispuestas a apoyarte en cada uno de los entrenamientos que realizamos.

Desde el primer día en que me presenté sentí algo de nervios, pues la mayoría de ellos tienen ya bastante tiempo rodando. Mis intenciones siempre han sido de estar atento a lo que mis compañeros hacen o dejan de hacer para poder aprender de ellos. Afortunadamente ellos me recibieron de una muy buena manera y con todos los ánimos de echarme la mano para alcanzar mi objetivo de convertirme en Ironman.

El líder del grupo, Julio Estrada, es un señor que tiene una pasión por el ciclismo que se le nota a simple vista. Un tipo de una complexión gruesa, algo alto que no tiene para nada facha de atleta.

Recuerdo mucho el primer día, ya que Julio salió de su casa/taller (lugar de encuentro para los entrenamientos) con una bicicleta de montaña de fierro bastante vieja. Lo primero que pensé fue que se trataba de una broma, pues el resto de nosotros llevábamos nuestras bicis de ruta. Al ver esto, Erick se acercó a mí y me dijo: -Así como lo ves, nadie le gana.

Sorprendido de lo que estaba viendo comencé a rodar al ritmo de todos. Desde una de las principales avenidas de Coacalco nos teníamos que dirigir a la caseta de la autopista México-Pachuca para de ahí, llegar hasta la desviación a Tecamac y regresar al punto de origen.

Imagen

Al principio siempre vamos a una velocidad regular ya que tenemos que estar pendientes del tránsito. Sin embargo, al llegar a la caseta de la autopista y después una pequeña hidratación arrancamos. Ahí es donde inicia la competencia. Así es, para los miembros del grupo, cada entrenamiento en pista es una pequeña competencia. El objetivo es llegar al retorno indicado y regresar a la caseta. Las distancias son de 25, 45 y 70 kilómetros aproximadamente dependiendo del retorno que se haya elegido.

Imagen

Regularmente los martes hacemos la distancia corta, los jueves la intermedia y los domingos la distancia larga. Sumados a los 20 kilómetros que hacemos para llegar a la caseta y regresar al taller, podemos evaluar nuestros desempeños en distancias muy parecidas a las de los triatlones.

Regresando al primer día en que salí con ellos, me di cuenta de que Julio tiene un nivel bastante alto, ya que aun con su bicicleta de montaña y sumamente pesada, nadie logró alcanzarlo.

Eso ayuda a motivarnos a todos para tratar de darle alcance. Aunque no siempre es él quien llega primero, sí lo hace un 90% de las veces. Como todos, también tiene sus días malos. Y a veces nosotros, nuestros días buenos.

Y así pasó la semana pasada. Tomaba mi bicicleta por primera vez después del triatlón de Huatulco y estaba decidido a darlo todo en el entrenamiento. La autopista cuenta con varias pendientes que te exigen un poco de fuerza adicional, pero nada que sea tan desgastante. Traté de subirlas a un ritmo constante y comencé a sentir el trabajo en mis piernas, después de las primeras dos pendientes me di cuenta de que yo iba al frente del grupo y me emocioné. Tomé mi paso y seguí avanzando, de pronto me encontraba sólo en la punta. Por algunos minutos me sentí bastante cómodo, pero llegó el momento en que Julio me pasó. Cuando me rebasó lo hizo con una velocidad sorprendente, lo que me impulsó a no dejarlo ir muy lejos.

Tomamos el retorno de vuelta y siguió adelante por algunos kilómetros, de pronto, lo perdí de vista. Traté de concentrarme en mi cadencia y en no bajar la intensidad en las subidas. Comencé a pedalear con todas mis fuerzas, sabía que Julio no estaba tan lejos.

Faltando escasos 2 o 3 kilómetros pude verlo y aceleré lo más que pude, al parecer algo andaba mal con su bici porque iba algo lento. No sabía si nos estaba esperando o algo así, pero cuando lo pasé no me dijo absolutamente nada.

Al ver la caseta de cobro, hice mi cierre. Por primera vez lograba llegar en primer lugar en esa etapa. AL poco tiempo llegaron los demás y Julio nos comentó que una de sus ruedas estaba ponchada.

Mal día para él, buen día para mí. Si algo he aprendido de esto es que cuando compites puedes tener días buenos o días malos, y al final, no importa si tu rueda estaba baja o si tus cambios no funcionaban bien. Ganar es ganar y nadie te puede quitar eso.

Imagen

Después de ayudarle a Julio a cambiar su cámara, regresamos a Coacalco para terminar la sesión. Desde luego que me sentí bien con el resultado y motivado a seguir adelante. Por primera vez, había ganado la etapa de ciclismo.

 

@BlackVera

Anuncios

2 comentarios sobre “Ganando la etapa de ciclismo.

    Antonio González escribió:
    diciembre 3, 2013 en 3:45 pm

    Muy interesante tu blog. Me ha gustado mucho. Yo soy de Prados y me gustaria salir a rodar con ustedes. Normalmente hago 30km en 2 horas, asi que mi nivel no es bueno. Veo que entrenan los martes, jueves y domingos, me queda de maravilla ya que yo entreno lunes, miercoles y viernes natacion. Espero me puedas dar datos para poder entrenar con ustedes.

    Me gusta

      BlackVera escribió:
      diciembre 4, 2013 en 2:42 pm

      Muchas gracias Antonio, resulta que actualmente ya no puedo entrenar con ellos porque me mudé al DF, yo también vivía en Prados, si gustas, mándame un correo a realityblog@urbanjungle.com.mx para pasarte los datos y puedas ir con ellos. Te lo recomiendo ampliamente.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s