A sus marcas………. Bip!!!

Posted on

Toda la semana estuve nervioso y ansioso por la competencia del sábado. Mis entrenamientos fueron interesantes, ya que se juntó la última semana fuerte de entrenamiento para el triatlón de Teques y el intentar desarrollar algo de fuerza para el sábado.

Hacía más de 10 años que no participaba en una competencia de éste tipo y aunque recordaba a grandes rasgos la dinámica, ésta vez sería diferente.

Se celebraría el “XXVIII Encuentro Nacional YMCA Máster de Natación, Curso Corto 2013” y sería mi primera vez como máster.

Me levanté temprano para desayunar mis clásicos hot cakes y salí en camino a la universidad. La convocatoria te citaba a las 7 de la mañana para poder entrar a calentar en la alberca principal. Me tomé mi tiempo para sentir la temperatura del agua y para medir la profundidad de la alberca., factores esenciales para un buen desempeño.

La competencia iniciaba las 8 de la mañana, pero antes de eso se realizaría el tradicional desfile de participantes, algo que ya no recordaba. Después del desfile y de los honores a la bandera, nos llamaron a todos los nadadores a Oficialía Mayor, lugar en el que se organizan los hits de cada prueba, iniciando siempre con las mujeres.

El evento constaba de 6 pruebas, de las cuales podías escoger 4 para participar. Curiosamente las primeras 2 pruebas fueron las que no elegí, 100 metros libres y 50 metros dorso, por lo cual tuve que esperar poco más de 3 horas para mi primera prueba, 50 metros pecho.

Se acercaba la hora y mis nervios crecían demasiado, el calentamiento de la mañana ya no servía de nada, tuve que entrar a la alberca secundaria para volver a aflojar los músculos.

Estaba viviendo una experiencia completamente diferente a lo que ya había vivido antes. En ésta ocasión mi porra era mi mujer y mi hija, creo que nunca había pasado por mi mente algo similar, pero lo disfruté demasiado.

Escuché que llamaban a todos los hombres para la prueba de 50 metros pecho, ese era el momento. Me acerqué y esperé a que me llamaran. Mientras esperaba en Oficialía Mayor, me puse mis goggles y mi gorra. De pronto escuché: “Guillermo Vera, carril 4”

Ese era el momento, iniciaría mi “debut” en el mítico carril 4. Hit a hit comenzamos a avanzar, el mío era el número 5, así que no pasaría mucho tiempo para que compitiera.

Pasaron un par de minutos cuando ya estaba todo listo, me encontraba de frente a la alberca, listo para subir al banco de salida, terminé de estirar y sacudí mis brazos y piernas como en los viejos tiempos, el juez silbó para que subiéramos al banco y sucedió. Todo era silencio en mi cabeza, sabía que la gente hacía mucho ruido pero cuando te concentras tanto en algo, todo eso se apaga. Me subí al banco, me acomodé y me concentré en el sistema electrónico de salida.

“A sus marcas………. Bip!!!” Salté con todas mis fuerzas y entré al agua, todo era silencio, una calma increíble. La sensación de que ya no hay marcha atrás, simplemente tienes que darlo todo. Intenté deslizarme lo más que pude y di la primera brazada, saqué mi cabeza para respirar por primera vez, lo estaba haciendo, me sentía bastante bien. Llegué a la primera mitad para tocar la pared con ambos brazos y salir de nuevo con el impulso de mis pies. Aproveché ese momento para ver a mis compañeros, al parecer sólo había uno que iba más o menos al mismo ritmo que yo, los demás se habían quedado atrás. Apreté en mi patada y sentí que avanzaba más.

 Imagen

Son tantas las sensaciones que se experimentan en tan poco tiempo que es difícil expresarlas, pero por fin lo hice, llegué en primer lugar de mi hit. De tiempo ni me preocupé, sólo supe que di lo mejor de mí. Me sacudí el nerviosismo y estaba listo para la siguiente prueba, mi favorita, 50 metros libres.

Pasó casi una hora para que me llamaran de nuevo a competir. Ésta vez me tocó el carril #1, para nada de mis favoritos, pero ni hablar. La secuencia se repetía, me encontraba frente a la alberca para concentrarme y salir con todas mis fuerzas.

Subí al banco, esperé la salida oficial y salté. Creo que hice una flecha bastante buena, sentí que avancé mucho. Salí y nadé, de pronto me di cuenta de que iba respirando cada brazada y recordé que en ese tipo de pruebas, la intensidad es tanta que a veces ni siquiera alcanzas a respirar, por lo que no estaba haciendo mi máximo esfuerzo. Al dar mi vuelta de campana, salí de nuevo con todo, ésta vez recuerdo haber respirado no más de 3 o 4 veces.

De nuevo llegué en primer lugar de mi hit con un tiempo de 31.72 segundos. Me sentí bastante bien, algo lejos de las medallas pero mejorando mi tiempo del año.

Así pasó con las siguientes pruebas, 50 metros mariposa y el 100 metros combinado individual.

La experiencia me encantó y espero poder repetirla pronto. Mientras tanto, estoy en la semana de Triatlón Teques, me siento bien preparado para el reto y sé que el fin de semana será increíble.

Pondré a prueba en competencia mi nuevo calzado Zoot y les prepararé la reseña, sin embargo les adelanto que ya troté con ellos y sé que se comportarán de lujo. Nos vemos en Teques!!!

@BlackVera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s