Compartiendo un éxito.

Posted on

El pasado fin de semana corrí el 21k de Adidas, un evento muy esperado por muchos corredores que siguieron paso a paso lo que ésta marca preparó desde un inicio. Fueron varios los “Splits” que organizaron como preparación para que pudieras correr el medio maratón sin problemas.

Debo reconocer que el evento estuvo muy bien planeado y se realizó en una ruta muy interesante y demandante. La altimetría no fue nada fácil.

El evento tuvo varios factores que lo hicieron especial para mí. Para empezar, lo hice como reconocimiento y agradecimiento a los donadores que me apoyaron con la recolección de útiles escolares que entregaremos a niños de escasos recursos. El plan era vender mis 10 kilómetros de la carrera Total Running de la que escribí la semana pasada, sin embargo la respuesta y apoyo superó nuestras expectativas ya que se vendieron más de 10 kilómetros, por lo que decidí “pagarlos” con éste medio maratón. De nueva cuenta, una carrera con causa. De nueva cuenta, Corriendo Por Sonrisas.

Otro de los factores que hicieron especial la carrera, fue que acompañaría a mi hermano en su primer medio maratón. Fui testigo de su preparación desde que se comprometió a correr en éste evento. Meses de preparación hicieron que recordara viejas lesiones que había sufrido, la disciplina que se requiere para alcanzar un objetivo y los sacrificios que se requieren de cierta forma si es que quieres hacer bien las cosas. Supe que cambió sus hábitos alimenticios, lo que hizo que perdiera bastantes kilos de peso.

Recuerdo haberme emocionado cuando me comentó que quería correr esa distancia, incluso hasta me pidió que lo asesorara con un plan de entrenamiento. Todo esto me hacía recordar muchos años atrás, cuando era niño, sólo que ahora era al revés

Hace ya bastante tiempo, solíamos practicar la natación con mucha dedicación y recuerdo que él siempre fue un ejemplo a seguir, no sólo para mí, lo fue para todo el equipo de natación de esa época. Él era un atleta bastante destacado y muchos hubiéramos querido estar a su nivel.

Por la diferencia de edades (10 años) no realizábamos el mismo tipo de entrenamientos y obviamente no teníamos las mismas capacidades físicas, por lo que siempre lo vi como un ídolo inalcanzable.

Pasó el tiempo y con ello nos llegaron responsabilidades que nos hicieron a un lado del deporte. Nos descuidamos físicamente y terminamos por caer en el sedentarismo.

Cuando yo comencé a correr hace un par de años, siempre tuve el apoyo de él y de toda mi familia. Por eso en ésta ocasión me lleno de orgullo al saber que ahora él seguiría mis pasos en su preparación para ésta carrera de medio fondo.

Llegamos al lugar del evento bastante temprano, nuestras familias nos acompañaban como siempre. Tuvimos tiempo de calentar perfectamente y ocupar nuestro lugar de salida.

Pude notar a simple vista su nerviosismo y traté de permanecer tranquilo para darle confianza, aunque los nervios son indispensables para cualquier evento.

En nuestro sitio de salida pude ver a muchos amigos que harían la carrera y aproveché para saludarlos, era interesante que me preguntaran sobre el tiempo que tenía estimado hacer y ver su reacción cuando les decía que lo haría en más de 2 horas, ya que muchos de ellos sabían que esa distancia la coro en menos tiempo.

Se dieron 3 disparos de salida separados por un intervalo de 5 minutos cada uno, Nosotros salimos en el segundo bloque y al cruzar la salida comenzamos a trotar. Mi hermano se veía bastante concentrado y entonces sí, nos dejamos llevar.

Los primeros 5 kilómetros fueron tranquilos, los terminamos sin ningún problema. Pregunté cómo se sentía y su pulgar arriba lo dijo todo. Seguimos a ese paso, durante los siguientes 5 kilómetros, aunque nos topamos con los retos de la altimetría. Creo que esa parte del recorrido fue la más pesada pero la terminamos sin problema.

Durante esa etapa mucha gente nos pasaba y nos dejaba atrás con facilidad, traté de no caer en la tentación de acelerar para no presionar a mi hermano. Mientras toda esa gente nos pasaba, muchos amigos también lo hacían, de hecho, puedo decir que ésta es la carrera en que más personas me saludaron durante el trayecto. Estoy sumamente agradecido del apoyo que cada uno de ellos me ha dado desde que inicié en esto, y me dio mucho gusto que me dieran ánimos cuando me dejaban atrás. A todos les dije: “ahorita los alcanzo” aunque sabía que no iba a ser así.

Después de pasar la marca de los 10 kilómetros nos encontramos con una pendiente bastante pronunciada y al terminarla, mi hermano me dijo que su rodilla le comenzaba a doler. Relajamos el ritmo y le dije que o difícil ya había pasado, la siguiente parte del recorrido sería de bajadita.

Llegamos al kilómetro 15, y ya se notaba el cansancio. Traté de mantener el ritmo y apreté un poco. Nos pusimos como siguiente meta, llegar al kilómetro 18 y evaluar. Avanzamos muy bien y pasamos ese 18 pero un kilómetro más adelante terminamos por parar. Me pidió que caminaramos un poco y así lo hicimos. Se notaba el dolor y el cansancio que sufría, pero la determinación por lograr su objetivo no desaparecía, así que arrancamos de nueva cuenta. Sólo nos faltaba 2 kilómetros más.

Después de pasar el kilómetro 20 se podía apreciar un arco y me preguntó si esa era la meta. Tristemente e contesté que no. Aún faltaba unos 500 o 600 metros más. Cruzamos ese arco y nos faltaba la última parte. Muchos suelen cerrar en esa parte acelerando, nosotros simplemente mantuvimos el paso.

Faltando escasos 100 metros para llegar, vimos a nuestras familias gritándonos. Eso nos dio el último empujón. Por fin habíamos llegado, cruzamos juntos esa línea de meta. Paso a paso durante 21095 metros avanzamos sin detenernos. El reto se había cumplido.

C2-02-20-10

Me agradó muchísimo poder compartir el éxito de mi hermano. Sé que no será el último y espero poder acompañarlo en muchos más. Definitivamente los éxitos saben mejor cuando son compartidos.

Para finalizar ésta entrada quisiera hacer un reconocimiento muy respetuoso y con mucho cariño a todos aquellos que lograron cruzar esa meta y en especial a todos aquellos que lo hicieron en un tiempo de más de 2 horas. Es increíble ver el esfuerzo que ponen paso a paso durante tanto tiempo y el coraje que tienen para no abandonar. Al terminar la carrera estuvimos un rato como espectadores apoyando a los que aún no llegaban. Muchos de ellos eran los que más ánimos necesitaban.

Les tendré una sorpresa para la siguiente semana, muchas gracias por seguir apoyándome en éste camino de preparación rumbo al Ironman.

@BlackVera

Anuncios

3 comentarios sobre “Compartiendo un éxito.

    Diario de un Campista escribió:
    agosto 19, 2013 en 2:44 pm

    ¡Qué bonito el poder compartir esto con la familia! ¿Váis a correr más pruebas juntos? Jeje ¡Mucha suerte Guille!

    Me gusta

      BlackVera escribió:
      agosto 19, 2013 en 5:25 pm

      Así es, por lo pronto tenemos programado nadar 5k en mar abierto para Diciembre en las playas de Acapulco, Guerrero. Saludos!!!

      Me gusta

    andoni18 escribió:
    agosto 24, 2013 en 3:15 pm

    Ánimo en tus futuros desafios!!
    http://basamortua.wordpress.com/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s