Maratón Internacional de la Ciudad de México 2014

Posted on Actualizado enn

31 de agosto del 2014, una fecha esperada por muchos corredores, día del Maratón Internacional de la Ciudad de México.

Eran las 6 de la mañana cuando salí de casa junto con Fabiola, quien correría su primer maratón. Tomamos el metro en dirección a la Alameda Central, como hace un año, había un gran número de corredores ya en los vagones, el ambiente se comenzaba a sentir.

Bajamos en la estación de Bellas Artes, muy cerca de dónde era el punto de reunión de varios amigos más. Ahí encontré a Rulo. Esperamos un rato más por Miguel, Sergio, Andrés y Gonzalo pero no llegaron. Supuse que nos veríamos más tarde.

El sonido local anunció la apertura de nuestros bloques de salida y caminamos hacia ellos. De pronto, la llovizna que se sentía se convirtió en lluvia. Se realizó el protocolo oficial y dieron la señal de salida, arrancamos a un paso bastante bueno, entre la lluvia y la emoción de correr, tardamos un poco en agarrar nuestro ritmo de carrera.

Mi objetivo principal era acompañar a Fabis en el recorrido así que avanzamos a la misma velocidad. Había muchos charcos en el camino por lo que nuestras calcetas se mojaron de inmediato. Sabía que sería difícil correr con la lluvia pero no había marcha atrás, teníamos que disfrutarlo también, era parte del reto.

Pasamos los primeros 5 kilómetros sin mayor contratiempo, rebasamos a muchos corredores y muchos otros más nos rebasaron. Fabiola comenzó a sentir una molestia en la planta del pie, probablemente fue por lo mojado de su calceta. Se detuvo para ajustar bien sus tenis y continuamos. Cruzamos al kilómetro 10 cuando la lluvia dejó de sentirse tanto, yo estaba bastante preocupado por que mi teléfono no se empapara así que me tranquilicé un poco.

Fue increíble ver el apoyo de la gente, ya que a pesar de la lluvia no dejaron de gritar y de aplaudir a nuestro paso. Estábamos viviendo una gran fiesta. Seguimos avanzando y entramos a la zona de Polanco, las calles en mal estado no nos detuvieron.

Desde hace un tiempo y gracias a éste blog, bastante gente me reconoce en las carreras y me anima, eso es algo de lo que estoy muy agradecido y justo cuando pasamos frente al museo Soumaya me reconoció Taty, quien ha sido hasta el momento una de las porras más escandalosas que he escuchado. Me dio mucho gusto verla tan emocionada apoyando a todos lo corredores.

Poco tiempo después entramos a Masaryk, el espacio entre corredores era más reducido pero eso no importaba, seguimos avanzando. De pronto, la mejor porra de todas estaba ahí, sentadita en un muro de contención. La pequeña Sam estaba viéndonos correr de nuevo, nos detuvimos a saludarla un momento y continuamos nuestro recorrido. Pasamos el kilómetro 15 y Fabis iba bastante adolorida, yo comencé con un malestar estomacal que tampoco me dejaba correr tranquilo, busqué baño por todos lados pero no encontraba. Fue hasta que pasamos el Auditorio Nacional que pude hacer una escala técnica que me ayudó bastante. Pude seguir corriendo sin problemas. Entramos a la parte de Chapultepec y fue ahí donde tuvimos que parar para asistencia médica, un leve masaje y continuamos.

Fabis.jpg

Llegamos a la última parte de Reforma que recorreríamos y vi que el reloj marcaba ya más de lo que creía, fue entonces cuando me dejé de presionar por el tiempo, lo único que importaba era llegar bien a la meta, disfrutar cada paso y no detenernos.

Entramos a la Avenida Chapultepec e hicimos una última escala en el servicio médico, aproveché para pasar al Oxxo y comprar un Gansito y una Coca mientras atendían a Fabis. No tienen idea de lo bien que me cayó al estómago eso.

Metros más adelante encontré a Erick, iba guiando a Gustavo. Erick se veía bastante cansado y me pidió guiar a Gustavo hasta la meta, lo cual no dudé. Gustavo me permitió ser su guía por casi medio maratón. Fabis se quedó un poco atrás de nosotros ya que Gustavo empezó a acelerar.

Poco a poco fuimos ganando lugares, el ritmo de Gustavo es bastante fuerte aunque ya para el kilómetro 32 estaba bastante cansado.

Para ser mi primera vez como guía en una carrera oficial creo que no lo hice tan mal, chocamos varias veces y se me pasó avisarle de un par de topes en el camino, pero afortunadamente nada grave.

Ser los ojos de otra persona mientras tratas de igualar su ritmo es algo muy complicado, pero poco a poco logramos sincronizarnos mejor. La gente nos gritaba mucho al vernos pasar, nos animó como nunca en los últimos kilómetros. Encontré a @Daffnys en el camino que iba como porra y nos dio un empujoncito de ánimos.

Gustavo.jpg

Cruzamos el kilómetro 40 y la gente no dejaba de repetir que ya habíamos llegado, Gustavo comenzó a guardar fuerzas para poder cerrar al final. Entramos al estacionamiento del estadio y aceleramos, estaba ansioso de llegar a la meta.

Bajamos por el túnel de acceso al estadio y todo cambió, pude sentir como Gustavo y yo éramos uno mismo corriendo hacia la pista del estadio. Aceleramos todo lo que pudimos y alzamos los brazos justo al cruzar la meta. La sensación de haber llevado a Gustavo hasta la meta es simplemente indescriptible.

Sólo 2 minutos después llegó Fabiola, nos vimos justo antes de la zona de recuperación y los 3 juntos pasamos por nuestras medallas.

No podía estar más contento por lo que acababa de pasar, nunca pensé que todo se acomodara para poder vivir tantas experiencias en una sola carrera.

Estoy muy agradecido con la vida por haberme puesto en el lugar y el momento correctos, igualmente agradezco a todas las personas que me gritaron en la ruta y en especial a mi familia que siempre ha estado conmigo.

 

@BlackVera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s