Veracruz…mi último triatlón.

Posted on

Finalmente llegó el día del retiro. Varias competencias con malos resultados, sinónimo de malos entrenamientos. Y es que no ha sido un año fácil, de hecho, ha sido el más difícil que he tenido en toda mi vida. Cada día siento que me hacen falta horas en el reloj para poder completar todo lo que planeo, pero simplemente no hay más. Los días tienen 24 horas y no más.

Con la decepción que me llevé en Teques y con la falta de tiempo para entrenar, sabía que Veracruz no sería un triatlón fácil. De hecho, probablemente sería el más difícil al que me enfrentaría pero estaba convencido de que lo tenía que hacer.

Sin más pretextos, hicimos el viaje. Llegamos a Veracruz y sentimos el terrible calor al que me enfrentaría al día siguiente. No dejé de hidratarme y traté de relajarme. Recogí mi paquete de competidor y llevé mi bici a transición. Me sorprendí de ver la distancia que tendríamos que recorrer en la zona de transición. Una fila de casi un kilómetro de bicicletas aguardando a todos los competidores.

IMG_6035

Llegó la noche y con ella, la idea de que tendría que divertirme al máximo, era lo único que importaba en ese momento. Si entrené o no, ya no haría diferencia. Ya estaba ahí y Sam conmigo para echarme porras.

Nos levantamos temprano y fuimos a Playa Gaviotas, la #BlackBike había pasado la noche con vista al mar. Inflé mis ruedas CYO y coloqué mi ánfora con Heed de Hammer Nutrition, preparé mis geles: uno de manzana canela y otro de Expresso. Con eso era más que suficiente. Sam entró a la zona de transición conmigo y nos despedimos. Me fui caminando tranquilamente a la playa donde sólo ingresaban los competidores y comencé a calentar. Mi grupo de arranque era de los primeros, el clima estaba perfecto, el agua tibia y el sol apenas se asomaba.

Comencé a sentirme relajado, tenía un único objetivo que era divertirme y disfrutar cada momento de la competencia. Recuerdo muy bien estar parado frente a la playa viendo a cientos de triatletas preparándose, algunos muy seguros de sí mismos, muchos otros con rostros de nerviosismo, pero en general todos ansiosos por comenzar. Comenzaron a llamar a la primera categoría cuando escuché a Sam. De nueva cuenta hizo lo imposible por llegar hasta donde yo estaba. Ver su sonrisa me llenó de alegría. Nos tomamos la foto oficial prearranque y me volví a despedir de ella. En ésta ocasión fue diferente, comenzó a llorar porque no quería dejarme pero gracias a Pam, Santi y Naby, logró calmarse y entonces le dije que la vería pronto.

Traté de alejarme lo más rápido posible porque estaba a punto de llorar, pero me llené de adrenalina y me fui al corral de salida. Justo en ese momento llamaron a mi grupo de arranque. Caminé lentamente a la línea de salida y me relajé. No traía reloj ni nada para ir midiéndome. Era yo, contra mí mismo. Ésta vez no me coloqué hasta adelante pero sí del lado izquierdo, como siempre. Sonó la señal de salida y caminé hacia el mar. Dejé que los nadadores rápidos se fueran y me coloqué en un lugar cómodo para nadar.

Cuando iba nadando comencé a pensar en muchas cosas, recordé que no había cantado mentalmente mi canción favorita antes de cualquier competencia y traté de hacerlo, pero…¿ya para qué? Ya estaba ahí y me sentía muy bien, el agua se sentía de maravilla, me agradó la forma en que me estaba deslizando. Simplemente me dejé llevar. Después de un rato me di cuenta de que no me dolía mi hombro al bracear, algo que ya es constante mientras nado y lo agradecí. Pasé una boya, luego otra, giré para ver al resto de los competidores y todos traían gorras blancas como la mía. Eso era buena señal, no iba tan alejado del promedio. Poco a poco empecé a pasar a nadadores de la primera salida y ahora me sentía mucho mejor. Quedaban pocos metros para salir del agua y no aceleré. Me mantuve disfrutando del agua. Toqué la arena, me levanté y tranquilamente fui hacia mi bici. Estaba colocando mi casco y gafas en su lugar cuando escuché un hermoso “Venga papi”. Ahí estaban, la porra oficial haciendo de las suyas. De nueva cuenta tuve que salir rápido de transición porque mis lagrimas estaban por salir. Lo admito, soy un llorón.

Me monté a la bici y con calma me puse mis zapatillas, las ajusté bien y me comí el primer gel, el de manzana. Tomé un poco de Heed y entonces me encontré con un par de ciclistas que se veía que querían trabajar en equipo.

Me les pegué y comenzamos a rodar. Rápidamente comenzamos a agarrar un buen ritmo, de pronto se nos pegaron otros 3 o 4 ciclistas más y entonces ya éramos un buen grupo. Como no tenía velocímetro, supuse que íbamos muy lento porque me sentía volando. Llevaba buena cadencia y todo sin esfuerzo. Cuando me tocaba ir en la punta, me encogía por completo y le daba con todo.

Completamos la primera vuelta y ya me sentía cansado, entonces recordé que el objetivo era disfrutar y justo en ese momento me di cuenta que lo estaba dando todo, que mi forma de disfrutar era darlo todo en ese momento. Seguimos rodando y me sentí mejor cada vez.

Estábamos por terminar la segunda vuelta cuando un par de loquillos atacaron y se despegaron del grupo. Decidí mantenerme y prepararme para lo que sería el final de la prueba, la carrera.

Llegué a transición y de nuevo lo tomé con calma, dejé mi bici en su lugar, me puse mis tenis y agarré mi gel de expresso. La cafeína tendría que ayudarme un poco. Estaba cansado y algo entumido de las piernas, pero sabía que tenía que seguir. El calor era casi insoportable, el sol caía a plomo, las calles estaba casi vacías, aún éramos pocos corriendo. Durante la primera vuelta de carrera tomé agua en cada uno de los abastecimientos, disfruté como nunca el recorrido. Mis piernas comenzaron a ceder y entonces pude correr más rápido. Desgraciadamente me tomó 5 kilómetros poder deshacerme de lo entumido y seguramente terminé los primeros 5k en más de media hora, pero al comenzar la segunda vuelta me dejé ir. Mis piernas me respondían perfectamente y a pesar del calor, logré pasar a muchos corredores. Llevaba un ritmo espectacular para las condiciones en las que estábamos compitiendo. Un lugareño salió a su patio y con una manguera comenzó a mojar a todos los que pasaban, aproveché para refrescarme y seguir. Cuando menos me di cuenta, estaba dando la última vuelta en “U”, toda la gente apoyando, porras por todos lados, la línea de meta frente a mí. Corrí con todo, me sentía súper bien y crucé esa meta. La meta del triatlón que más he disfrutado en toda mi vida. Me acerqué a un compañero que cruzó unos segundos antes que yo a preguntarle el tiempo que hizo y me dijo que 2 horas 28 minutos. Quedé atónito, él era de una categoría más arriba y había salido 2 minutos después de mí. Eso significaba que yo había hecho 2h30m, un tiempazo para el cual no había entrenado y sin embargo me sentía muy bien, porque de nuevo…no me fue mal.

Pasé rápidamente por el área de recuperación, sólo tomé agua y nada más. La pizza y la fruta de ahí ni se me antojaba, no me hacía falta. Miré hacia la salida y ahí estaban. Sam gritó “Papiiiiiii” de nuevo y corrí hacia ella. Le colgué mi medalla, su medalla y nos abrazamos. Todo había valido la pena. We belong together.IMG_6072

Ahora sólo me queda correr el MICM y listo, daré por terminada ésta etapa de la que he aprendido mucho. Estoy muy agradecido con todos los que me han apoyado en especial a mi familia que SIEMPRE han estado al pendiente, motivándome. Miguel (sí fui top 20 gooooeiiiii), Andrés, Sergio, Adri, Bets por su apoyo incondicional. Al #TRISTAFF, encabezado por TriMike, Trifields, UltraRulo, Alan, Alex, que se ha portado de maravilla y obviamente a mis patrocinadores: NUTRIZONE, HAMMER NUTRITION, CYO COMPOSITES, THE TRIATHLON STORE, ZOOT, URBAN JUNGLE, TOMTOM. No quiero dejar de agradecer también a mi club de fans…ok no, pero sí a todos los que me han leído hasta el momento. Pero muy en especial a Pam que me ha ayudado como nunca creí que alguien pudiera ayudarme, sobre todo en ésta difícil etapa por la que yo diría que…ya pasé.

Simplemente, Gracias!!!

Y así fue como viví mi último triatlón, mi triatlón favorito…hasta ahora.

@BlackVera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s