E, C y Am.

Posted on

Algunos de ustedes saben que una de mis grandes pasiones es la música. Aprendí a tocar algunos instrumentos a lo largo de varios años y para mi mala fortuna, un día me di cuenta de que mi talento para ejecutar algunos de ellos, era prácticamente nulo. Estoy completamente convencido de que cualquier persona podría lograr tocar a la perfección cualquier instrumento o practicar cualquier deporte a cualquier nivel siempre y cuando se esfuerce lo suficiente. Y en éste sentido es cuando el talento entra en la fórmula. Ya que el talento es algo con lo que nacemos y es lo que determina que tanto deberemos esforzarnos para alcanzar los objetivos.

Por lo anterior, cuando me di cuenta de que no tenía talento para la música decidí hacerme a un lado y tomar otro camino en mi vida, sin embargo, la música para mí es algo fundamental. Y simplemente no puedo vivir sin tener un instrumento a mi disposición en todo momento.

11057743_667230496745493_3800467140934746627_oActualmente vivo con mi Les Paul y de vez en cuando la tomo para alimentar mi alma.
Regularmente suelo tocar algunos acordes que me estremecen como no tienen idea. La mayoría de las veces toco notas al aire y acordes que llegan a mi cabeza. Suelo tener mala memoria, por lo que casi nunca intento aprender canciones, ya que las olvido rápidamente. Pero existen 3 acordes que casi siempre están presentes cuando agarro esa Gibson. El primero es el acorde de Mi Mayor, creo que es el acorde más grave que puedes tocar con una guitarra en una afinación estándar, es el acorde que creo que tiene más presencia y por lo tanto uno de los más básicos. Luego está el de Do Mayor, que simplemente acompaña muy bien al primero, y por último pero no menos importante, está el de La. Estos 3 muchachitos suelen acomodarse de diferentes maneras, con diferentes rasgueos, en diferentes tiempos todo dependiendo de mi estado de ánimo.

 

Hace algunos días, no salía de mi cabeza una combinación precisa de estos 3 acordes, simplemente no podía dejar de tocarlos. La melodía era un tanto cuanto tristona, pero me gustaba mucho. De pronto, mi memoria trabajó un poco más de lo normal y me di cuenta de que en alguna ocasión había escuchado algo parecido. Tardé algunas semanas en identificar la canción y cuando por fin la encontré, quedé impactado. Resulta que la autoría de la canción pertenece a un tipo que nunca fue de mi agrado. De hecho, muchas veces dije que su música era basura. Y eso me hizo pensar en muchas cosas.

La canción se llama Space Oddity, de David Bowie y en mi defensa puedo argumentar que la versión que yo conocía no era interpretada por él. Pero bueno, el punto es que poco a poco fui identificando los acordes correctos y en efecto…es un rolón.

Una de las primeras personas a las que le conté esto fue a mi hermano Oscar, con quien musicalmente he compartido muchos momentos y la verdad, no quiero decirles lo que me contestó pero fue muy divertido.

En fin, hace tiempo que quería contarles un poco de ésta parte que no muchos conocen de mí.

En resumen…no sólo soy maleta para los deportes, también para la música. XD

 

@BlackVera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s