Cosechando lo sembrado. Maratón Ciudad de México 2016

Posted on Actualizado enn

Domingo 28 de agosto del 2016.

Justo frente al Palacio de las Bellas Artes comenzamos nuestro calentamiento. Ahí estábamos gran parte del Tristaff. Me di cuenta de que más que mis compañeros de trabajo, nos hemos convertido en una gran familia. Había, como ya es costumbre cada año, un par que iba por su primer maratón y el nerviosismo se notaba en sus rostros. Me hicieron recordar la primera vez que lo hice y todo lo que viví aquél día. Pero eso ya era historia, ésta vez se supone que llegaba con un mejor entrenamiento, mucha más experiencia y una carga de confianza que sinceramente era demasiado pesada.

14141803_10154529165202904_7385915306445149505_n

Orlan terminó de guiarnos en el calentamiento y sin más nos dirigimos al bloque de salida. Avanzamos poco a poco hasta que el mar de gente ya no nos lo permitió. Escuchamos que dieron la salida de las personas en silla de ruedas, luego salieron las elite y después de unos minutos, era nuestro turno. Entonamos el Himno Nacional y mientras esto pasaba, prendí mi reloj y traté de concentrarme en mi estrategia. Anunciaron la cuenta regresiva y arrancamos, tardamos algunos minutos en salir debido a todas las personas que estábamos ahí pero eso ya es una constante, sabía que después de la carrera habría muchísima gente quejándose de que había muchos corredores estorbando, los colados que se meten en el corral que no les corresponde y todo lo que faltaba. Pero yo estaba consciente de eso, sabía que tardaría al menos 5 kilómetros en lograr rebasar a estas personas y poder colocarme entre corredores que compartiríamos ritmos de carrera similares. Así que inicié a un paso muy cómodo e incluso algo lento. Tenía una estrategia “nueva” para mí. Correría en ritmos negativos, esto significa que arrancaría lento para ir acelerando y poder cerrar a mi ritmo más rápido posible. El objetivo era ir modificando el ritmo cada 10 kilómetros por lo que el principio fue muy tranquilo.

Al pasar la marca de los 10k, me di cuenta de que todo iba saliendo perfecto. Mi tiempo era el que quería y aún tenía fuerza para acelerar. Del 10 al 20 se me pegó un tipo que iba a muy buen ritmo, el ritmo que yo quería justo para esa parte. Comenzamos a jalarnos y esperarnos para poder ir juntos. El tránsito era un poco más pesado de lo que yo esperaba y a veces era difícil rebasar a los corredores que por alguna extraña razón iban muy lento. Durante esta parte vi a muchos corredores detenidos sobre todo en la marca de los 12kms como esperando a entrar a correr. Así es, comenzarían su recorrido desde ahí para posiblemente sólo completar 30kms y recoger su medalla. De inmediato me imaginé a muchos otros que reclamarían esto al terminar, incluso estoy seguro de que muchos les tomaron fotos para evidenciarlos. Pero bueno, también es una constante y yo sabía que eso pasaría. De pronto, justo al entrar a la milla en la parte de Chapultepec, pasó lo inevitable. Mi odio a esa zona tan aburrida salió y con eso un bajón de energía increíble. Me sentí harto, dolorido, sin ganas de seguir, completamente apático. Tuve que bajar mi ritmo y el tipo con el que venía siguió su camino. Logré salir de Chapultepec con una sola cosa en mi cabeza, terminaría con mucho dolor.

Comencé a correr por Reforma hacia Insurgentes y se me complicaba respirar, intenté acelerar pero no podía, mis piernas me pesaban demasiado. La mente me estaba jugando una broma muy pesada, tanto que físicamente ya estaba muy afectado. Fue muy cerca de la primera glorieta cuando me dejé vencer por un pensamiento…”camina”, me gritaba mi cabeza y yo accedí.

Cuando comencé a caminar para tratar de recuperar el aliento, se sentí completamente vencido, enojado, frustrado. Apenas llevaba un poco más de la mitad y yo ya no quería estar ahí. Desde ahí comenzó mi lucha interna entré deber y querer. Comencé a convencerme de arrancar de nuevo y demostrarme a mí mismo que tenía que ganarme. Aún estaba en una parte en la que si continuaba con la estrategia inicial podría lograr llegar antes de las 3:30 horas, por lo que volví a la lucha.

Captura de pantalla 2016-08-30 a la(s) 13.42.03
Foto: @ChrisFernandezPhotography

No pasó mucho cuando tuve que detenerme otra vez. Ésta ocasión estaba en Av. Chapultepec, sabía que venía una parte difícil y traté de tomar suficiente aire para pasar por la Condesa. Cuando volví a arrancar, había dejado de lado la posibilidad de terminar antes de las 3:30, ésta ocasión mi objetivo cambió a poder mejorar mi mejor marca personal, que es de 3:50, entonces todavía podía lograrlo.

Arranqué de nuevo y cuando entré a la Condesa, pasó lo inevitable una vez más. Tuve que volver a detenerme, mis piernas estaban rígidas, me dolían muchísimo y a eso le tuve que sumar que psicológicamente estaba muy dañado. De hecho, perdí la cuenta del número de ocasiones que me tuve que detener para caminar. Pero bueno, ya estaba ahí, y pues no tenía otra cosa mejor que hacer, así que seguí adelante.

¿Para qué les cuento que ha sido el maratón más difícil que he corrrido terminado? Recordé que ni el maratón del Ironman me dolió tanto.

 

IMG_0618

¿Pero qué fue lo que pasó?

Sé perfectamente lo que ocurrió, la vida me dio lo que le pedí. Coseché lo que sembré. Creo que le pedí al universo una bofetada para despertar de éste sueño de logros sin sentido y me escuchó. Aunque debo aceptar que más bien fue un buen puñetazo porque quedé molido como nunca antes.

En fin, si bien es cierto que no logré mi objetivo deportivo, estoy muy contento porque logré algo mejor. Logré darme cuenta de lo mal preparado que estoy para seguir en esto y ahora estoy decidido a lograr algo más que completar competencias. Tengo cosas más importantes en qué enfocarme y lo haré. Seguiré disfrutando de los placeres de la vida y nada me detendrá.

Por último quiero agradecerles a todos los que me gritaron en la ruta, son la onda.

Me despido deseándoles éxito en sus competencias y agradeciéndoles por leer ésta reseña, créanme que no será la última.

 

@BlackVera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s