¿Qué pasa después de los 30?

Posted on

 

Imaginen esto:

Vas a desayunar con tus amigos, te ofrecen café con leche y es entonces cuando la pregunta del mesero te hace sentido por primera vez…¿Leche entera o deslactosada?

Así es amigos, aunque no lo crean, en los últimos meses he aplicado la frase “Nunca me había pasado” varias veces. Y es que aunque he tratado de tener un estilo de vida saludable, no cabe duda de que llega un momento en que todo tiene repercusiones.

Sí, ya tengo más de 30 años, 31 para ser exactos, y hay cosas que ya no son como antes. Considero que mi estilo de vida es mucho más saludable en términos generales que el promedio ya que procuro comer bien y entrenar. Pero existen muchos factores en la fórmula que hacen que “comer bien y entrenar” se modifiquen.

A veces miro atrás y veo la facilidad que tenía para tomarme un litro de leche directo del envase sin ningún problema sólo para refrescarme en épocas de calor. O la facilidad que tenía para retomar mi ritmo de entrenamiento cuando pasaba periodos de descanso.

¿Qué decir de salir con mis amigos por la noche?¿Una borrachera? No, algo más fácil…una desvelada!!!

Pues nada de eso es algo que haría hoy sin pensar mucho más que antes en las consecuencias.

Si me desvelo, probablemente ande somnoliento 3 días seguidos, aún cuando logre dormir bien los días siguientes. Pero ¿dormir bien? …con un recién nacido en casa…buena suerte.

En fin, ¿lácteos? Pues dicen que ni siquiera deberías consumirlos, así que supongo que será bueno eliminarlos de mi dieta. Porque no se imaginan el dolor de estómago que tuve aquella noche. En serio, sentía que me moría. Con decirles que hasta me resigné a ir al doctor, algo que en definitiva es algo que no acostumbro hacer por un simple dolor de estómago. Diagnóstico: “Recargón estomacal”…WTF? Hace 10 años me hubiera comido lo triple de lo comí ese día y no me hubiera pasado nada.

Pero bueno, supongo que todo esto es parte de ir acumulando experiencias. Tal como me pasó ayer en el medio maratón de ESPN, que por cierto, me dejó molido. Corrí los primero 17 aun buen ritmo, algo que me hizo sentir cómodo y de pronto, pum pa’ bajo. Tuve que reducir mi paso porque ya no traía nada, di la última vuelta y vi le recta final. El famosísimo arco de meta y el reloj marcando el tiempo oficial. Todos comenzaban a acelerar su paso para hacer un buen cierre y yo, pues yo simplemente seguí trotando a mi pasito “quema grasa”, la verdad ya no soportaba el dolor de piernas que traía y sinceramente pensé en que un par de minutos más no iban a hacer la diferencia ese día. Asé que con toda mi apatía, seguí avanzando hasta terminar. Pero eso no fue lo peor, llegué a casa a ducharme y por primera vez en mi vida, me topé con un par de uñas moradas!!! Algo que “nunca me había pasado” y créanme que soy medio salvaje para eso de correr, uso cualquier tipo de tenis y hasta descalzo he corrido y nada. Pero ahora, con unos tenis que son bastante cómodos y unas calcetas súper pro…tómala. Ya sólo falta que se me caiga el cabello y entonces sí, daré el viejazo.

Ya les contaré cuando suba al 4to piso…si es que llego.

@Blackvera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s