Uncategorized

ULTRALIGHT SHORT SOCKS

Posted on

En ésta ocasión les presento la reseña de una prenda que me negaba a probar. Como muchos saben, suelo ser medio salvaje para lo que uso en mis pies para correr (como correr descalzo), en gran parte porque afortunadamente no suelo sufrir de ampollas, ni rozaduras, ni prácticamente de ninguna situación rara que no me permita correr con gusto. He probado diferentes marcas de tenis, con calcetas y sin ellas y la verdad es que difícilmente los temas de comodidad son algo que no afecta mi criterio sobre lo mejor para correr. Sin embargo, me atreví a probar las Ultralight Short Socks de la marca CEP, una de las más prestigiadas marcas especializadas en compresión, y a continuación trataré de darles mi impresión de sobre ellas.

wp5blc_2

Primero que nada, debo señalar que las calcetas tienen diseños de todo tipo. Hay coloridas y sobrias, por lo que están disponibles para todos los gustos. Después, debo recalcar que son calcetas de compresión, lo que significa que una de sus principales funciones es comprimir diferentes puntos para ayudar a que la circulación sanguínea sea óptima y podamos fatigarnos menos y recuperarnos mucho más rápido. En la parte más baja de las piernas es donde se requiere de mayor compresión y éstas calcetas cumplen precisamente con eso. Desde el momento en que te las pones puedes sentir que quedan muy bien ajustadas y que te brindan un soporte especial sobre todo en la parte del tobillo. Y ese es otro punto que considero muy importante.

Decidí probarlas en un entrenamiento de pista, con un calzado muy ligero y con poco soporte. Las calcetas me brindaron un soporte adicional en el tobillo que me brindó seguridad al pisar y bastante confianza para poder alargar mi zancada sin problema.

Las calcetas también tienen soporte en la parte de la punta y del talón, brindando una comodidad que sinceramente nunca había sentido en una calceta. Esto me sorprendió porque son unas calcetas sumamente delgadas y ligeras que además de todo no absorben la humedad y que mantienen los pies prácticamente secos.

Espero poder seguir probando productos de ésta marca para poder darles mi opinión al respecto.

En conclusión, si nunca han usado calcetas de compresión para entrenar o competir, les recomiendo que prueben éste modelo que además tiene un precio bastante decente para todos los beneficios que pueden experimentar.

Si quieren saber más acerca de éstas calcetas para correr o algún otro producto, no duden en contactarme y en cuanto pueda les subo la reseña. Por lo pronto, ya sé con qué calcetas voy a correr el UTMX en un mes.

 

@BlackVera

Veracruz…mi último triatlón.

Posted on

Finalmente llegó el día del retiro. Varias competencias con malos resultados, sinónimo de malos entrenamientos. Y es que no ha sido un año fácil, de hecho, ha sido el más difícil que he tenido en toda mi vida. Cada día siento que me hacen falta horas en el reloj para poder completar todo lo que planeo, pero simplemente no hay más. Los días tienen 24 horas y no más.

Con la decepción que me llevé en Teques y con la falta de tiempo para entrenar, sabía que Veracruz no sería un triatlón fácil. De hecho, probablemente sería el más difícil al que me enfrentaría pero estaba convencido de que lo tenía que hacer.

Sin más pretextos, hicimos el viaje. Llegamos a Veracruz y sentimos el terrible calor al que me enfrentaría al día siguiente. No dejé de hidratarme y traté de relajarme. Recogí mi paquete de competidor y llevé mi bici a transición. Me sorprendí de ver la distancia que tendríamos que recorrer en la zona de transición. Una fila de casi un kilómetro de bicicletas aguardando a todos los competidores.

IMG_6035

Llegó la noche y con ella, la idea de que tendría que divertirme al máximo, era lo único que importaba en ese momento. Si entrené o no, ya no haría diferencia. Ya estaba ahí y Sam conmigo para echarme porras.

Nos levantamos temprano y fuimos a Playa Gaviotas, la #BlackBike había pasado la noche con vista al mar. Inflé mis ruedas CYO y coloqué mi ánfora con Heed de Hammer Nutrition, preparé mis geles: uno de manzana canela y otro de Expresso. Con eso era más que suficiente. Sam entró a la zona de transición conmigo y nos despedimos. Me fui caminando tranquilamente a la playa donde sólo ingresaban los competidores y comencé a calentar. Mi grupo de arranque era de los primeros, el clima estaba perfecto, el agua tibia y el sol apenas se asomaba.

Comencé a sentirme relajado, tenía un único objetivo que era divertirme y disfrutar cada momento de la competencia. Recuerdo muy bien estar parado frente a la playa viendo a cientos de triatletas preparándose, algunos muy seguros de sí mismos, muchos otros con rostros de nerviosismo, pero en general todos ansiosos por comenzar. Comenzaron a llamar a la primera categoría cuando escuché a Sam. De nueva cuenta hizo lo imposible por llegar hasta donde yo estaba. Ver su sonrisa me llenó de alegría. Nos tomamos la foto oficial prearranque y me volví a despedir de ella. En ésta ocasión fue diferente, comenzó a llorar porque no quería dejarme pero gracias a Pam, Santi y Naby, logró calmarse y entonces le dije que la vería pronto.

Traté de alejarme lo más rápido posible porque estaba a punto de llorar, pero me llené de adrenalina y me fui al corral de salida. Justo en ese momento llamaron a mi grupo de arranque. Caminé lentamente a la línea de salida y me relajé. No traía reloj ni nada para ir midiéndome. Era yo, contra mí mismo. Ésta vez no me coloqué hasta adelante pero sí del lado izquierdo, como siempre. Sonó la señal de salida y caminé hacia el mar. Dejé que los nadadores rápidos se fueran y me coloqué en un lugar cómodo para nadar.

Cuando iba nadando comencé a pensar en muchas cosas, recordé que no había cantado mentalmente mi canción favorita antes de cualquier competencia y traté de hacerlo, pero…¿ya para qué? Ya estaba ahí y me sentía muy bien, el agua se sentía de maravilla, me agradó la forma en que me estaba deslizando. Simplemente me dejé llevar. Después de un rato me di cuenta de que no me dolía mi hombro al bracear, algo que ya es constante mientras nado y lo agradecí. Pasé una boya, luego otra, giré para ver al resto de los competidores y todos traían gorras blancas como la mía. Eso era buena señal, no iba tan alejado del promedio. Poco a poco empecé a pasar a nadadores de la primera salida y ahora me sentía mucho mejor. Quedaban pocos metros para salir del agua y no aceleré. Me mantuve disfrutando del agua. Toqué la arena, me levanté y tranquilamente fui hacia mi bici. Estaba colocando mi casco y gafas en su lugar cuando escuché un hermoso “Venga papi”. Ahí estaban, la porra oficial haciendo de las suyas. De nueva cuenta tuve que salir rápido de transición porque mis lagrimas estaban por salir. Lo admito, soy un llorón.

Me monté a la bici y con calma me puse mis zapatillas, las ajusté bien y me comí el primer gel, el de manzana. Tomé un poco de Heed y entonces me encontré con un par de ciclistas que se veía que querían trabajar en equipo.

Me les pegué y comenzamos a rodar. Rápidamente comenzamos a agarrar un buen ritmo, de pronto se nos pegaron otros 3 o 4 ciclistas más y entonces ya éramos un buen grupo. Como no tenía velocímetro, supuse que íbamos muy lento porque me sentía volando. Llevaba buena cadencia y todo sin esfuerzo. Cuando me tocaba ir en la punta, me encogía por completo y le daba con todo.

Completamos la primera vuelta y ya me sentía cansado, entonces recordé que el objetivo era disfrutar y justo en ese momento me di cuenta que lo estaba dando todo, que mi forma de disfrutar era darlo todo en ese momento. Seguimos rodando y me sentí mejor cada vez.

Estábamos por terminar la segunda vuelta cuando un par de loquillos atacaron y se despegaron del grupo. Decidí mantenerme y prepararme para lo que sería el final de la prueba, la carrera.

Llegué a transición y de nuevo lo tomé con calma, dejé mi bici en su lugar, me puse mis tenis y agarré mi gel de expresso. La cafeína tendría que ayudarme un poco. Estaba cansado y algo entumido de las piernas, pero sabía que tenía que seguir. El calor era casi insoportable, el sol caía a plomo, las calles estaba casi vacías, aún éramos pocos corriendo. Durante la primera vuelta de carrera tomé agua en cada uno de los abastecimientos, disfruté como nunca el recorrido. Mis piernas comenzaron a ceder y entonces pude correr más rápido. Desgraciadamente me tomó 5 kilómetros poder deshacerme de lo entumido y seguramente terminé los primeros 5k en más de media hora, pero al comenzar la segunda vuelta me dejé ir. Mis piernas me respondían perfectamente y a pesar del calor, logré pasar a muchos corredores. Llevaba un ritmo espectacular para las condiciones en las que estábamos compitiendo. Un lugareño salió a su patio y con una manguera comenzó a mojar a todos los que pasaban, aproveché para refrescarme y seguir. Cuando menos me di cuenta, estaba dando la última vuelta en “U”, toda la gente apoyando, porras por todos lados, la línea de meta frente a mí. Corrí con todo, me sentía súper bien y crucé esa meta. La meta del triatlón que más he disfrutado en toda mi vida. Me acerqué a un compañero que cruzó unos segundos antes que yo a preguntarle el tiempo que hizo y me dijo que 2 horas 28 minutos. Quedé atónito, él era de una categoría más arriba y había salido 2 minutos después de mí. Eso significaba que yo había hecho 2h30m, un tiempazo para el cual no había entrenado y sin embargo me sentía muy bien, porque de nuevo…no me fue mal.

Pasé rápidamente por el área de recuperación, sólo tomé agua y nada más. La pizza y la fruta de ahí ni se me antojaba, no me hacía falta. Miré hacia la salida y ahí estaban. Sam gritó “Papiiiiiii” de nuevo y corrí hacia ella. Le colgué mi medalla, su medalla y nos abrazamos. Todo había valido la pena. We belong together.IMG_6072

Ahora sólo me queda correr el MICM y listo, daré por terminada ésta etapa de la que he aprendido mucho. Estoy muy agradecido con todos los que me han apoyado en especial a mi familia que SIEMPRE han estado al pendiente, motivándome. Miguel (sí fui top 20 gooooeiiiii), Andrés, Sergio, Adri, Bets por su apoyo incondicional. Al #TRISTAFF, encabezado por TriMike, Trifields, UltraRulo, Alan, Alex, que se ha portado de maravilla y obviamente a mis patrocinadores: NUTRIZONE, HAMMER NUTRITION, CYO COMPOSITES, THE TRIATHLON STORE, ZOOT, URBAN JUNGLE, TOMTOM. No quiero dejar de agradecer también a mi club de fans…ok no, pero sí a todos los que me han leído hasta el momento. Pero muy en especial a Pam que me ha ayudado como nunca creí que alguien pudiera ayudarme, sobre todo en ésta difícil etapa por la que yo diría que…ya pasé.

Simplemente, Gracias!!!

Y así fue como viví mi último triatlón, mi triatlón favorito…hasta ahora.

@BlackVera

!A darlo todo en TriTeques!

Posted on Actualizado enn

Toda la semana estuve inquieto, ya quería regresar a competir en un triatlón. Estuve teniendo muchas sensaciones: ansias, nerviosismo, euforia, miedo, todo muy intensamente. Sabía exactamente la razón de todo esto. Me había comprometido a darlo todo en la prueba pero…¿hasta dónde sería capaz de llegar?¿Qué es DARLO TODO?¿Acaso tenía que llegar desvanecido a la meta?

Esas preguntas rondaban en mi cabeza todo el tiempo. Me costaba trabajo dormir, e incluso concentrarme en otras cosas. Y todo era porque no sabía si mi entrenamiento había sido eficiente…esperen…eso lo sabía. Definitivamente mi entrenamiento no había sido bueno, he sido poco constante entrenando y precisamente por eso es que mis preguntas seguían ahí. Lo interesante de todo es que en las competencias que había realizado había obtenido buenos resultados y esa era la única confianza que tenía. Pero, sinceramente, un triatlón es algo diferente.

Además eso no era lo único que me tenía preocupado. No sabía si en ésta ocasión me iba a poder acompañar mi hija y entonces estuve revisando la logística varias veces para que esto fuera posible. Afortunadamente al final, pudimos resolverlo. Estábamos listos. Adri, Pam, César (El Brody), Sam y yo estábamos en el auto. Un viaje relativamente corto. Nuestras bicis viajaron en una camioneta que nos alcanzaría en Teques y lo único que teníamos que hacer era disfrutar el viaje.

Desafortunadamente, yo no me sentía al 100. En la semana comencé a tener un dolor en el tendón de Aquiles de mi pie izquierdo. Traté de no pensar en ello, pero me fue imposible. Me dolía mucho.

No quería tomar esto como pretexto para decir que por ello no iba a poder competir, así que me aplicaron cinta kinesiológica y volví a tratar de olvidarme del tema.

Con mi cinta aplicada, con la bici en camino y con los cuates en el auto, nos lanzamos!!!

Llegamos de noche a Teques y aún estaba llegando mucha gente. Dejamos image1rápidamente nuestras bicis en transición y nos fuimos al hotel que habíamos reservado para intentar descansar.

Como casi todas las noches antes de una competencia, no dormí mucho. Nos levantamos temprano y fuimos rumbo a laArena Teques. La gente comenzaba a llegar para poner a punto sus cosas. Curiosamente me volvió a tocar a un lado de Juanito Granados en la transición, mi rival a vencer. Tenía diseñada mi estrategia. Sabía que podía nadar más rápido que él y entonces intentaría no dejarlo ir en la bici, donde seguro me alcanzaría (igual que el año pasado). Pero algo me decía que ésta vez sería más complicado.

Con Juanito GranadosDespués de las respectivas fotos con los personajes famosos, me fui al área del inicio.Cientos de triatletas estaban calentando, esperando que llegara la hora de comenzar. Anunciaron mi hora de arranque, tenía 10 minutos para prepararme cuando de pronto vi a Sam. Yo supuse que la vería hasta salir del agua, ya que la zona de inicio está algo lejos de ahí, pero afortunadamente lograron llegar hasta el inicio de la prueba. Me llené de emoción de verla ahí. Me dijo que ganara, la abracé y me llené de adrenalina.

Nos llamaron para comenzar, mi categoría comenzó a aplaudir y me di cuenta de la diferencia de edades contra mi categoría pasada. Era la primera vez que competía en ésta categoría y definitivamente había una diferencia. Aquí, mis compañeros se veían mucho más grandes y fuertes. Me despedí de Sam y le dije que la vería más tarde. Simplemente me llené de emoción. Mi razón de TODO estaba ahí para apoyarme.

Comenzamos a entrar al agua, me coloqué como image2siempre del lado izquierdo y lo más adelante que pude. Dijeron que quedaban 30 segundos para el arranque. Puse mi mente en blanco y comenzó a sonar Whiplash de Metallica dentro de mí.

Escuché la sirena y comencé a nadar lo más fuerte que pude para colocarme en un buen lugar. No tardé mucho en darme cuenta de que el ritmo que estaban marcando era muy fuerte. Según mis cuentas, llevaba adelante sólo a 10. No me preocupé tanto, son los que siempre arrancan con todo y que probablemente saldrían primero del agua. De pronto, vi que habíamos llegado a la primera boya, vuelta a la izquierda y a seguir nadando fuerte. Creo que de verdad íbamos fuerte, no esperaba llegar a ese punto tan rápido. Seguí nadando pero mis brazos comenzaron a sentir la friega. Sentí que bajé el ritmo y entonces pasó algo inesperado. Un compañero agarró mi pie lastimado y me jaló de la cinta. No sólo me la despegó, si no que me la dejó muy mal acomodada. Ahora, lejos de ayudarme, me estaba estorbando mucho ya que me estaba haciendo arrastrar más agua. Traté de quitármela pero no pude. Seguí nadando y me di cuenta de que me estaban pasando muchos nadadores más. Traté de relajarme y concentrarme en la técnica para seguir avanzando. Y entonces, otro suceso inesperado. Era Juanito Granados, me había alcanzado justo a la mitad de la prueba de natación. Traté de no despegarme de él. Íbamos prácticamente al mismo ritmo, pero justo antes de llegar a la boya de giro, se me fue. Y con él, mis posibilidades de rodar en su grupo de ciclismo. Comencé a comprender que cada uno de los entrenamientos a los que fallé me estaban cobrando la factura. Sin embargo, recordé que iba a DARLO TODO, aceleré y vi la salida del agua. Los últimos metros, ya no tendría que usar tanto mis brazos en el resto de la competencia, así que me los acabé. Salí del agua y traté de subir la transición lo más rápido que pude. Definitivamente mis piernas también estaban afectadas y me ardían. Prácticamente todo me dolía. 11751940_10153458669668468_2556874411491577998_nAfortunadamente volví a ver a Sam, vi sus ojos de emoción y me inyectó energía para seguir avanzando. Al subir la última parte de la transición vi al Brody, que iba caminando por cierto, y le grité que apretara. Llegué a la zona de transición y me costó mucho trabajo ponerme las zapatillas, tomé mi bici y troté lo más rápido que pude para salir de la transición. Me monté en la bici y vi que justo adelante iba el Brody, eso sólo significaba que de nuevo, mi transición 1 fue pésima. En fin, traté de acelerar para alcanzarlo y entonces poder trabajar con él. Sinceramente me costó mucho trabajo alcanzarlo pero después de un par de kilómetros, lo logré. Me pegué a su rueda y comenzamos a trabajar. Justo al entrar a la Autopista del Sol, se nos pegaron otros 2 compañeros y entonces los 4 fuimos rodando juntos. Pasaron unos cuantos kilómetros y no les aguanté el ritmo, me boté y entonces vi lejos mi objetivo. Traté de recuperarme y seguir. Aceleré al ver que venían un par de ciclistas a buen ritmo y me les pegué. Comencé a trabajar con ellos y un par de kilómetros adelante alcanzamos al Brody, lo jalé y entonces éramos 4 de nuevo.

Seguimos rodando y entonces vi pasar a Juanito del otro lado, en un grupo de 6-7 y a tope. Definitivamente no lo iba a alcanzar. En fin, seguí rodando y de nuevo, me volvió a dar un bajón. Me corté de nuevo y me quedé flotando. Estaba fundido en cansancio. Me faltaban 10 kms de bici y simplemente ya no podía. Lo estaba dando todo, de eso no hay duda. Me concentré y saqué energía de un lugar inexistente. Aceleré con todo, total, me moriría en la raya. Pude alcanzar al Brody de nuevo y rodamos juntos de nuevo. Ya casi al finalizar la ruta de la bici, hice un sprint y logré conseguir un par de lugares más. Hice una excelente transición 2 (por lo menos) y salí a correr con lo que me quedaba, o más bien, con lo que inventé que me quedaba, porque prácticamente ya no podía más. Me costó mucho trabajo encontrar un buen ritmo, me bañé en agua un par de veces pero mi cuerpo estaba hirviendo. Poco a poco mis piernas fueron tomando control y comencé a acelerar. Vi a Juanito terminar su segunda vuelta cuando yo apenas empezaba a correr, nos dimos ánimos y seguimos. Terminé la primera vuelta y apenas sentía que comenzaba a acelerar. Me mentalicé en que ya era lo último, no más sufrimiento después de escasos 12-13 minutos. Tenia que lograrlo, tenía que dejarlo todo, no quería quedarme con nada en mí. Comencé a pensar en todas las personas que me han apoyado, mi familia, amigos, compañeros de trabajo y de competencia, pero sobre todo en Sam, mi vida. Me faltaban poco menos de 2 kilómetros y aceleré, pensé en que tal vez podría aguantar esos kms a máxima velocidad, pero no llegué ni a 200 metros cuando tuve que relajarme de nuevo porque simplemente no podía más. Avancé otro kilómetro y entonces sí, ya no me importaba, me quedaban 500 metros para llegar. Dejé de trotar y comencé a correr, mi pulso estaba en las nubes, el dolor de mi tendón estaba olvidado, ahora me dolía la cabeza, los brazos, las piernas, el abdomen, la espalda. Sentí ampollas en mis pies pero nada de eso me importaba, no me importaba desvanecerme al cruzar esa línea. Corrí, corrí y corrí, sabía que después de la meta estaría mi premio mayor esperándome.

Y sí, vi el tapete azul, giré y entonces vi el reloj arriba de la meta, los últimos 50 metros. Lo había logrado, dejé todo en Teques, todos mis demonios, todos mis ángeles, todas mis fuerzas, todos mis pretextos. TODO lo dejé ahí.

Crucé la meta y sentí que mis piernas me lo agradecieron, mi corazón empezó a tranquilizarse. Pasé por mi medalla y me tomé una botella de agua casi de un sorbo. Salí rápidamente del área de recuperación buscando mi premio, esquivé gente y llegué a las gradas. Ahí estaba, acalorada, en medio de mucha gente. Se veía cansada y algo seria, pero cuando me vio sonrió, se levantó y gritó: “Papiiiiiii”, mi corazón volvió a latir a todo y sentí justo lo que estoy sintiendo en éste momento al recordarlo y escribirlo. Un par de lágrimas salieron de mis ojos y corrí a abrazarla. Nos abrazamos y nos reímos. Ahí estaba mi premio, mi felicidad, mi vida, mi TODO. Simplemente, todo valió la pena. Le colgué mi medalla, esa que nunca fue mía. Siempre fue suya.

El resultado oficial fue de 2 horas con un minuto, lugar 23 de 117, casi 15 minutos más que el año anterior pero eso…no me importa. Lo di todo y obtuve el mejor trofeo. Volví a sentir lo que es competir y ahora tengo otro objetivo y una motivación muy fuerte para conseguirlo. Sé que lo voy a lograr.

11802627_666851390116737_3615100686219661807_o

De nuevo les doy las gracias por leerme, no se olviden de comentar y de compartir que éste blog es suyo.

Gracias especiales a CYO Composites que me hicieron rodar mejor de lo que esperaba, a NutriZone por darme las mejores barras de semillas y a Hammer Nutrition México por todos los complementos para entrenar y competir. Así mismo a The Triathlon Store y a todos mis compañeros de trabajo que siempre están al pendiente. #Tri4Real. Y como mención honorífica debo reconocer el esfuerzo del Brody que me hizo un parote en la ruta de bici, a Pam por estar al pendiente de mí siempre y de ayudarme con mi alimentación además de haber obtenido el mejor resultado de nuestro equipazo y a Adri que se rifó como las grandes al volante y a cuidar a Sam mientras competía. Nada de esto hubiera sido posible sin ellos. Muchas, muchas gracias.

@BlackVera

Cuando te caes, no queda otra más que levantarte y seguir.

Posted on

Justo se cumplió un año de que tuve en mis manos por primera vez a mi tan querida bici, la Merida que tanto sabe de mí, porque le he contado hasta lo que no podrían creer. Esta bici se ha convertido en uno de mis instrumentos de desahogo en todos los sentidos. Simplemente es un una extensión de mí.

Para celebrar esto y porque de verdad AHORA SÍ, ya voy a entrenar en forma, decidí acompañar a @trimike3 en un entrenamiento dominical ya clásico para nosotros. Sería un entrenamiento de fuerza subiendo las pendientes de Lomas de Chapultepec hasta llegar a Santa Fe, o lo que se nos fuera ocurriendo.

Salimos como siempre, a las 7 de la mañana. El clima era demasiado fresco, incluso había un poco de llovizna. Comenzamos a rodar y no tardamos mucho en encontrarnos con un cierre de calle ocasionado por una carrera pedestre que se estaba realizando sobre Paseo de la Reforma, tuvimos que “rodear” para poder pasar y justo cuando estábamos por lograrlo, vino la tragedia. Subimos por una banqueta que estaba sumamente resbalosa, yo iba adelante y sólo sentí que esa extensión de mí se desprendía lejos de mi control. La bici se me patinó y caí de costado en el piso. Mike, que venía atrás de mí no pudo frenar a tiempo y cayó de la misma forma que yo.

Con nuestros orgullos tirados y obviamente después de checar rápidamente si a nuestras bicis no les había pasado algo, nos preguntamos por nuestras condiciones. Al parecer sólo había sido el golpe, decidimos continuar con el entrene y olvidarnos de lo ocurrido, pero algo no andaba bien con Mike. El dolor se apreciaba en su rostro y sólo pudimos hacer unos cuantos kilómetros de recorrido. Regresamos y esperamos que todo mejorara con el tiempo.

Foto: TriMike3
Foto: TriMike

Por la noche, Mike no pudo más y tuvo que ir al hospital. Fractura en el codo. La piel se me erizó cuando lo leí y pensé en que a mí me pudo haber pasado algo similar. Simplemente, yo tuve suerte.

Es por esto que hoy quiero compartir que SIEMPRE debemos estar aletas a todo, prevenir TODO lo que sea posible y sobre todo NUNCA confiarnos demasiado. Los accidentes siempre pueden prevenirse y es lo mínimo que podemos hacer. Sean cuidadosos cuando salgan y recuerden que cualquier cosa puede pasar.

Espero que Mike pronto se recupere y podamos entrenar juntos de nuevo pero sobre todo…que no sea un justificante para que Mike diga que le gano por que no ha podido entrenar, XD. Naaaa, es broma, pero de verdad, le mando mis buenas vibras.

Por cierto, les recomiendo seguir a Mike en su blog, por lo pronto les dejo aquí el enlace de lo ocurrido el fin de semana. http://untriatleta.com/2015/06/10/cambio-de-planes/

@BlackVera

Un nuevo mes

Posted on

Si bien es cierto que el mes pasado inicié con todo para el nuevo objetivo, también es cierto que hubo algunos contratiempos y una pequeña lesión que no me dejó entrenar al 100. 

Pero si hay algo que tengo claro es que nada me detendrá. Ya no tengo lesión y ahora sí estoy entrenando como se debe. Estoy seguro que los resultados se verán reflejados en su momento. 

Por lo pronto sigo trabajando en mi paciencia y en tratar de exprimir todos los minutos a las horas y las horas a los días. Hay veces que simplemente no me alcanza el tiempo pero trato de hacer todo lo posible. Al menos, ya voy aprendiendo a cocinar más alimentos para poder tener más variedad en mi dieta. 

Inicia un nuevo mes y con ello la oportunidad de retomar fuerza. Así que de nuevo vamos al día 1. 

@BlackVera

¡Adiós lesión!

Posted on

Desperté temprano con el único objetivo de salir a trotar y probar mis sensaciones en el pie izquierdo. El dolor había desaparecido en reposo y sólo faltaba comprobarlo al momento de correr.

Me costó un poco de trabajo levantarme, ya que no he podido dormir muy bien. Eso de preparar mi cena y comida para el día siguiente me ha hecho tener que acostarme tarde, pero ha valido la pena. Estoy llevando mi nutrición tal y como mi nutrióloga Elizabeth Reyes me ha dicho y de verdad está funcionando. Me siento mucho más fuerte y con energía, tanto en los entrenamientos como en general.

FullSizeRenderCuando por fin logré levantarme, puse en marcha el TOMTOM y comencé mi travesía. Me propuse ir por lugares nuevos ysimplemente disfrutar de la mañana. Mis primeras sensaciones fueron de seguridad, el dolor no aparecía por ningún lado pero no quería forzar nada. Traté de mantenerme a un ritmo cómodo y lento, pero cuando menos me di cuenta ya iba algo rápido. Traté de bajar el ritmo y relajarme. Me tocó esquivar a u ejército de Godínez en Carso y a varios médicos cerca del Hospital Español. Eso hizo más entretenido el entrene.

Terminé muy contento y con la seguridad de que ahora sí estoy al 100 para continuar con la intensidad. Sé que debo ser paciente y que los resultados se verán en su momento. Por lo pronto seguiré apegado al plan.

Mañana voy de regreso al agua y espero, por lo menos, bajarle un par de segundos a los 100es. Ya les contaré.

@BlackVera

El número 27

Posted on Actualizado enn

Desde que tengo memoria, el número 27 ha sido mi número favorito. Curiosamente, ha estado en varias etapas de mi vida, como números de competidor, matrículas de escuela, placas de auto y en un sin fin de cosas completamente irrelevantes. No creo en el destino ni nada por el estilo, tampoco creo que el número represente algo en especial. Simplemente me gusta y por esa razón lo identifico muchas veces en cualquier lugar.

Es por eso que hoy 27 de Mayo, es un día especial en éste nuevo objetivo. Van 27 días de compromiso conmigo mismo y me siento muy bien con ello. Por la mañana entrené y después regresé a casa a desayunar. Al llegar de vuelta a casa tuve un poco de nostalgia pero agradecí que hoy estoy en un lugar en el que de verdad quiero estar y de la forma en que quiero estar. Me dijeron que debo acostumbrarme a lo bueno, pero ¿quién dice qué es bueno y qué es malo?

Desayuno casi perfecto.

Obviamente la única persona que tiene esa respuesta soy yo y simplemente estoy tratando de definir eso. Me llevará tiempo, o tal vez no. Pero de lo que estoy convencido es de que habrá cosas diferentes.

La cuenta regresiva para el triatlón de Teques está en marcha y al parecer la lesión que tenía ya ha desaparecido. Mañana saldré a trotar y esperemos que todo salga bien. Ya les contaré…

Por lo pronto les dejaré un muy buen tip para cuando vayan al gym. Siempre, siempre siempre, lleven una playera limpia para después de entrenar. Hay ciertos tipos que las olvidan y tienen que salir con una sudadera encima cuando el sol y el calor están a todo lo que da. (sí, me pasó a mí…otra vez).

Coman frutas y verduras. Seguiremos informando…

@BlackVera

P.D. #ElephantLove